traduccion@noeliaberna.com +34 650 410 779
APUNTES DE TRADUCCIÓN: la posedición

APUNTES DE TRADUCCIÓN: la posedición

La creciente tendencia del mercado a solicitar servicios de posedición en lugar de traducción originó un amplio y peliagudo debate que hoy sigue abierto.

¿Nació la posedición para aumentar la productividad o para reducir aún más las tarifas de una profesión que nunca ha dejado de luchar por mantenerlas en la franja de la dignidad?

A decir verdad, una cosa ha llevado a la otra.

El planteamiento más extendido entre las empresas es el siguiente: contar con un texto ya traducido 1) ahorra tiempo, 2) aumenta la cantidad de palabras procesadas por hora, ergo 3) debe ser más barato.

El problema es que hacer esa afirmación es muy peligroso, principalmente por dos motivos:

– La traducción automática puede generar textos bastante dignos o, por el contrario, churros. Y sabemos que poseditar churros difícilmente sale rentable, sencillamente porque no se poseditan: se reescriben enteros.

– La labor de posedición se ha distorsionado al considerarla una mera corrección de la traducción que hacen las máquinas.

NO SOLO ES CORREGIR

A priori, la posedición puede parecernos «simplemente» corregir las traducciones de los sistemas de traducción automática —los motores de traducción—.

Lo cierto es que conlleva mucho más. Y es que hay una parte de la posedición que se lleva ignorando mucho tiempo; me atrevería a decir que, prácticamente, desde que se implantó.

Poseditar es mejorar la calidad de las traducciones automáticas, pero también —y principalmente, diría yo— evaluar la calidad de los sistemas de traducción automática, haciendo uso de determinadas métricas (reglas de posedición). Esta evaluación requiere de un proceso cognitivo previo a la corrección por el que el poseditor establece las pautas a seguir a la hora de corregir.

Veámoslo con un ejemplo sencillo:

Segmento de origenQuality Assurance
Traducción automáticaSeguro de calidad
PosediciónGarantía de calidad

Antes de corregir la traducción, el poseditor tiene que evaluar el tipo de error que la máquina ha cometido y marcarlo como tal: de traducción, ortográfico, sintáctico, ortotipográfico, morfológico, de omisión o adición, etc. Este es el proceso cognitivo al que me refería antes. En este caso, se trata de un error de traducción del término Assurance.

Es un ejemplo sencillo, pero cuando nos enfrentamos a un texto traducido por un sistema de TA, podemos encontrar multitud de errores de varios tipos, que a su vez generan otros, lo que complica el proceso.

Segmento de origenComplaint handling unit
Traducción automáticaUnidad de manejo de quejas
PosediciónDepartamento de reclamaciones

La traducción de Complaint handling unit como «Unidad de manejo de quejas» presenta, además de un error de traducción de un término técnico, otro error morfológico de género gramatical (el femenino ‘unidad’ por el masculino ‘departamento’). Ambos tienen carácter acumulativo e incrementan la puntuación final que obtendrá el texto generado por el motor de TA. Cuanto más alta sea dicha puntuación, peor será la calidad de la traducción.

El proceso de evaluación que conlleva poseditar ya no parece tan sencillo, ¿verdad?

¿Y EL ESTILO?

Cuando nos piden que poseditemos un texto, ¿qué nos están pidiendo?

Deberían pedirnos, o bien una posedición rápida (para que el texto sea comprensible), o una posedición completa (la más habitual, que busca obtener un texto apto para publicarse). Además, lo lógico es que también nos pidan la correspondiente evaluación de la TA.

Sin embargo, últimamente, la mayoría de las veces nos piden otra cosa: que, partiendo de la TA (sea digna o un churro), generemos un texto de alta calidad, idéntico al que hubiera traducido un traductor humano profesional. Sin evaluación, por supuesto, y por una tarifa mucho menor, porque «ya tenemos el texto traducido».

Pues eso no es posedición y, además, es trampa. La posedición no debe tocar el estilo, ni siquiera la completa.

No debemos, por tanto, confundir las cosas. Las tarifas deben aplicarse en función del servicio real que se solicite y de la calidad del texto con el que debamos trabajar.

Sobre la autora

Deja un comentario

Your email address will not be published.